Doctrina de las Categorías


En su obra Categorías, Aristóteles hace una descripción sorprendentemente general y exhaustiva de las cosas que hay, es decir, de los seres. De acuerdo con esta descripción, los seres pueden ser divididos en categorías tales como substancia, calidad, cantidad, y relación, entre otras. De entre todas estas categorías de seres, la substancia es aquella a la cual Aristóteles da una posición privilegiada.

Es una característica única de la substancia el ser independiente. Todas las demás cosas en otras categorías dependen de alguna forma de la substancia: la calidad es la calidad de una substancia; las cantidades son cantidades con las cuales se presentan las substancias; las relaciones son la forma en la que las substancias se ubican entre sí.

Es entonces que lo que no es substancia le debe su existencia a la substancia. Aristóteles afirma que todo lo que no es substancia "está dentro de algo, no como parte, y no puede existir separado de lo que está dentro." Esto es lo que se conoce como 'relación de inherencia'. El color siempre se encuentra en los cuerpos, el conocimiento en el alma. Ni una determinada tonalidad de blanco ni un conocimiento gramatical dado pueden existir por sí mismos. Ambos requieren la existencia de alguna substancia 'en' la cual son respectivamente inherentes.

La relación de inherencia 'en' es una relación fundamental en Categorías. Otra relación fundamental que nos presenta Aristóteles es la de 'ser dicho de' un sujeto: una relación que va de algo más general hacia algo menos general dentro de una misma categoría. Se trata de una relación transitiva. Es así que un género (animal) es dicho de una especie (humano) y tanto el género como la especie son dichos de un particular (en este caso, una persona en particular).

La oposición entre 'en' un sujeto y 'dicho de' un sujeto le dan a Categorías un vocabulario característico, pero este contraste aparece en otros trabajos como la distinción entre predicación accidental y predicación esencial.

Aristóteles llama universales a las cosas que son "dichas de muchos" y particulares a las cosas que no son universales.

La doctrina establecida en Categorías es que cada categoría contiene una jerarquía de universales y particulares, con cada ser universal 'dicho de' universales de menor nivel estando los particulares por debajo de ellos. Cada categoría tiene, por lo tanto, la estructura de un árbol dado vuelta. Estando en el tronco del árbol el elemento más genérico en esa categoría; ramificándose por debajo están los universales del próximo mayor nivel, y ramificándose a partir de estos se encontraríamos niveles más bajos de universales; en el nivel más bajo, es decir, en las hojas del árbol, nos estaríamos encontrando con las hojas que representan a las substancias individuales.

Los individuos en la categoría de substancia juegan un papel especial en este esquema. Aristóteles las llamas "substancias primarias" porque afirmaba que sin ellas nada existiría. Para establecer que las substancias son las entidades fundamentales de las cosas que son seres, Aristóteles ofrecía como argumento que todo lo que no sea substancia primaria se ubica en alguna de las siguientes dos relaciones: siendo inherente 'en' o siendo 'dicho de' substancias primarias.

Si no hubiera substancias primarias no habría tampoco substancias secundarias tales como la especie y él genero; esto es porque estas últimas son tan sólo formas en las que las primeras substancias son fundamentalmente clasificadas dentro de la categoría de substancia.

Aristóteles nos dice que los miembros de las categorías no substanciales también dependen de las substancias primarias. Afirma que un universal en una categoría no substancial, como por ejemplo el color, en la categoría de cualidad, está 'en' el cuerpo. Por lo tanto está en cuerpos individuales. Esto es porque el color no estaría 'en' el cuerpo en general si no estuviera 'en' al menos algunos cuerpos particulares. Similarmente, los particulares en categorías no substanciales (por ejemplo, una determinada tonalidad de azul) no pueden existir por sí mismos: deben estar al menos 'en' alguna substancia primaria.

Las substancias primarias son las entidades básicas, las "cosas que hay" básicas, en el esquema presentado en Categorías.